Suplica a tu hijo por sabiduría

Proverbios 1:10 Hijo mío, si los pecadores te quisieren engañar, No consientas.

Más de 20 veces en el libro de Proverbios vemos a Salomón el cual fue considerado el hombre más sabio suplicar y rogar a su hijo para qué atienda a su consejo y a la sabiduría en los momentos de decisión que tendría que ir tomando a lo largo de su vida. A veces podemos tener la sensación de hablar a nuestros hijos y darles consejos que después parece como si hicieran todo lo contrario. Pero creo que este método el cual está inspirado por el Espíritu Santo en este libro de Proverbios es una instrucción que debemos de cultivar en el corazón de nuestros hijos ante el desafío de la vida el cual cada vez se llena de más peligros y deslizaderos para ellos. Nuestros hijos necesitan saber qué pensamos y qué nos gustaría que hicieran en decisiones claves como las amistades, las drogas, la pornografía, las relaciones sexuales fuera de tiempo y del matrimonio, el uso de las redes sociales y el mal uso del tiempo y el ocio. Que sepan cómo nos gustaría que ellos se condujeran en todo esto y que se lo hagamos con el tono del escritor de Proverbios en una súplica de un padre o una madre que aman su alma y su destino eterno por lo que enseñan y le ruegan a su hijo porque siga el camino del temor de Dios que es el que lleva a la vida.

Un abrazo a tod@s
Fran Cegarra

Guiando a nuestros hijos hacia la sabiduría X

Dios los ha unido a ustedes con Cristo Jesús. Dios hizo que él fuera la sabiduría misma para nuestro beneficio. Cristo nos hizo justos ante Dios; nos hizo puros y santos y nos liberó del pecado.
1 Corintios 1:30 NTV

Terminamos esta serie y en esta ocasión lo haremos hablando de lo que realmente va a ser determinante para que el corazón de nuestros hijos se sumerja en las fuentes inagotables de la sabiduría de Dios. Que nuestros hijos tengan un encuentro con el Redentor y Salvador Jesucristo y esto los haga nacer de nuevo es el fundamento de la sabiduría que podrán alcanzar. Jesús es sabiduría de Dios y él mismo dijo que si venían de todos los lugares del mundo a escuchar la sabiduría de Salomón, he aquí él era más que Salomón. Aunque sí es cierto que en el tema de la salvación de nuestros hijos hay un elemento que nosotros no podremos hacer pues esto es una obra exclusiva del Espíritu Santo. Su salvación no depende de nuestra piedad pero sí que tenemos una encomienda y nuestra misión será como la de los discípulos, la cual era acercar a la gente a los pies del Maestro. Desde pequeños pon a tus hijos a sus pies y háblales de la Cruz, de los mandamientos , el corazón engañoso qué hay en todos, de la eternidad, de la esperanza y del regalo del evangelio que se nos ha sido dado. No ceses de orar por ellos y descansa en el amor de Dios que es infinitamente mayor que el tuyo como padre o madre para creer que ellos encontrarán en Cristo la justificación la redención y la sabiduría de Dios.

Un abrazo a tod@s.
Fran Cegarra

Guiando a nuestros hijos hacia la sabiduría IX

Santiago 1:5 Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.

Seguimos con esta serie. Realmente la vida se compone de cruces, avenidas e intersecciones donde la decisión que se tome nos llevará a un destino u otro y en ello la sabiduría es vital pues ella nos da el entendimiento de como funcionan las leyes no visibles, el como ponerlas en funcionamiento y sus consecuencias. El tomar decisiones precipitadas o emocionales pueden provocar un mal rumbo en el futuro de nuestros hijos. Por ello debemos enseñar a través de nuestro ejemplo y de enseñanza a nuestros hijos el saber que disponen de una fuente inagotable de sabiduría en Dios a la cual pueden recurrir a lo largo de sus vidas y que lo hagan continuamente sin dejar de valorar que cada decisión tendrá efecto en sus vidas a medio y largo plazo. Que ellos puedan saber que Dios quiere su bien y que recurran a su sabiduría sin ningún reparo sabiendo que esto agrada a Dios, será una bendición que una vez iniciada y cultivada será una realidad en la cual simplemente querrán vivir.

Un abrazo a tod@s.
Fran Cegarra