Nuestra promoción

Las gentes buscan promocionarse para diferentes asuntos. Académicos, laborales, deportivos y también buscan a alguien que les ayude en su deseo por conseguir aquello por lo que han invertido muchos esfuerzos de todo tipo, tiempo, dinero, familiar, etc, sin cesar en su empeño hasta conseguirlo.

Nosotros como creyentes, mejor dicho, como hijos de Dios, también deberíamos ser constantes en nuestro empeño sabiendo que nuestro trabajo en el Señor no es en vano como dice la Biblia en la primera carta a los Corintios:

 Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano. 1 Corintios 15:58

Ahora nuestra promoción viene de nuestro Dios y Padre donde manifestamos su amor por El, como decía el apóstol Pablo, que nosotros somos cartas leídas a todos los hombres 2 Corintios 3:2. Esa es nuestra promoción. Jesús también dejó unas palabras escritas para siempre, al árbol se le conoce por el fruto y nos dijo hacer pues frutos dignos de arrepentimiento Mateo 3:8. Nuestra promoción es nuestro fruto.

Muchas bendiciones y que el Señor nos ayude a glorificarlo.
Felipe Ruiz

Sin principios no hay principio

Vemos que todo comienzo tiene un final, pero para llegar al final el inicio tiene que ser fuerte para seguir construyendo y cada vez tener mas capacidad para llegar al final.

Ahí es donde necesitamos que lo que hagamos esté basado en principios. En la sociedad que vivimos aún en deterioro se funciona así. Si se quiere formar parte de algo, familia, colegio, deportes , congregación, es necesario sino pues seremos personas solitarias pasando por este mundo como el dicho, con más pena que gloria.

Ahora, todo cambia cuando esos principios son reales en nuestro vivir diario, vivimos con alegría y con esperanza del mañana. El primer principio es la obediencia, en él encontramos todo lo bueno de Dios para nosotros donde desaparecen las cargas porque hacemos lo que nos toca y proseguimos adelante con alegría y frescor.

Nuestra obediencia da testimonio de a quién hemos creído.

Porque vuestra obediencia ha venido a ser notoria a todos, así que me gozo de vosotros; pero quiero que seáis sabios para el bien, e ingenuos para el mal.
Romanos 16:19

Dios bendiga
Felipe Ruiz

¡Si encuentras algo mejor, dímelo!

detergente

“¡Si encuentras algo mejor, cómpralo!”

Este bien podría ser el eslogan de algún producto. Me recuerda a unas palabras de un detergente que competía con otros a ver cual de los dos era mejor, presentando su fórmula potente que les hacía ser los más competentes.

Nuestro eslogan como cristianos también podría ser algo parecido, sabemos que la vida en Cristo es lo mejor. Su fórmula potente del fabricante esa si que es poderosa y competente. Es la que emblaqueze por completo cuerpo alma y Espíritu haciendo al hombre feliz y completo sin que le falte cosa alguna para limpiar su conciencia contaminada por el pecado.

En la primera carta a los Tesalonicenses capítulo 5 versículo 23, la Biblia habla de esa limpieza completa del único que puede hacer una limpieza integral al hombre, nuestro amado Dios y creador.

1ª Tesalonicenses 5:23 Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.

Resumiendo nuestro eslogan bien podría ser ,“si encuentras algo mejor, dímelo”. ¡Ah, se me olvidaba! ¡y no vale nada, el fabricante lo pago todo! Dios os bendiga.

Felipe Ruiz
Pastor evangélico