Haciendo crecer tu matrimonio II

Proverbios 5:20 ¿Y por qué, hijo mío, andarás ciego con la mujer ajena, Y abrazarás el seno de la extraña?

Continuamos con esta serie y como ya planteamos en el principio, la intención es la de nutrir nuestros matrimonios desde una perspectiva únicamente bíblica ya que éstas dan testimonio de que son suficientes para todo lo que la vida del ser humano necesita para ser dichosa en Dios.
En algunos foros se ha escuchado la idea de que una pequeña infidelidad o aventura puede ayudar a hacer tu matrimonio más excitante para que valores lo que tienes. No voy a gastar tiempo en valorar este tipo de ideas u otras parecidas de las cuales se nos sugieren desde diferentes formas. Pero si algo va a hacer fuerte nuestro matrimonio es el principio de exclusividad y no sólo me refiero física sino también emocional y visual. Cada vez que permitimos que otra persona, imagen o fantasía le robe la exclusividad a nuestro cónyuge estamos robándole felicidad, vida y plenitud a nuestro matrimonio. Una vez escuché de un marido que contaba cómo en su interior había perdido mucho de la atracción hacia su esposa hasta que entendió este principio y decidió dejar de mirar y desear a otras mujeres y concentrarse únicamente en su esposa. Con la ayuda de Dios y con el tiempo acabó descubriendo belleza y deseos por su esposa hasta entonces desconocidos. Por ello te animo a hacer un pacto de fidelidad hacia tu cónyuge de que tu satisfacción en todas las áreas que este pueda cubrir vendrá solamente de él/ella y poder trabajar barreras de protección en tus ojos y corazón. Con la ayuda de Dios podrás experimentar una exclusividad y dejar de ser ciego hacia lo ajeno para abrir tus ojos hacia lo que tienes delante y honrar el pacto que un día hiciste delante de Dios.

Un abrazo a tod@s
Fran Cegarra

¿Porque me sigo sintiendo vacío?

Buenos días y buena semana.

pero al observar todo lo que había logrado con tanto esfuerzo, vi que nada tenía sentido, era como perseguir el viento. No había absolutamente nada que valiera la pena en ninguna parte.
Eclesiastés 2:11 NTV

¿Quién no ha tenido la experiencia de desear probar, vivir, tener o disfrutar algo o alguien en esta vida y después de haberlo vivido darte cuenta que sin necesidad de haber tenido que ser malo o pecaminoso, sigue habiendo una sensación de vacío en la cual a veces te sientes perdido en cuanto al significado de la vida? C.s Lewis dijo, “que si no hay nada en este mundo que consigue llenar esa sensación de vacío será porque hemos sido creados para algo que no está en esta vida temporal y terrenal”.
Salomón podía presumir de tener la posibilidad de vivir cuanto se le antojara para ser feliz, cosa que son pocos los que pueden tener esa opción. Pero al igual que el famoso actor Jim Carrey dijo. “Que todos tendrían que tener la posibilidad de tener fama y dinero y descubrir que hay no hay nada”. Salomón terminó su vida con una sencilla pero profunda reflexión descubriendo que todo era una ilusión pasajera. Es verdad que fuera de lo pecaminoso qué es destructivo, hay cosas que Dios nos permite disfrutar en su justa medida. Pero realmente Dios es el bien mayor y más excelente que se nos da y la relación más importante qué podemos descubrir en esta vida. Cuando realmente vivimos y descubrimos una íntima relación y comunión con el Dios de la Biblia que nos lleva a vivir su propósito, es cuando podemos experimentar que no es una ilusión sino una realidad experimental que nos lleva a darle el orden y lugar correcto a todas las demás cosas buenas pero temporales que Dios nos da para la vida.

Un abrazo a tod@s
Fran Cegarra