Es su misericordia

“Y deteniéndose él, los varones asieron de su mano, y de la mano de su mujer y de las manos de sus dos hijas, según la misericordia de Jehová para con él; y lo sacaron y lo pusieron fuera de la ciudad.”
Génesis 19:16 RVR1960

Ya Lot había sido advertido y el juicio se venía encima sobre las ciudades pecadoras de Sodoma y Gomorra. Lot había intentado convencer a sus yernos pero les sonaba ridículo escuchar algo como un juicio de Dios sobre el pecado, por lo que sólo le quedaba salvar su vida y la de su familia. Pero pudiendo tocar el juicio con los dedos de la mano, su corazón después de un largo tiempo viviendo en medio de una sociedad contaminada, sexualizada, materialista, donde los valores y la familia se estaban desintegrado, el corazón de Lot estaba demasiado apegado a muchas cosas de las cuales tendría que haber sido cuidadoso en alejarse y buscar a Dios y su voluntad. Creo que si hubiera dependido de Lot hubiera caído bajo el juicio junto con los demás pero en el último momento y también probablemente por la influencia de la intercesión de su tío Abraham por los justos que pudieran habitar en estas ciudades, los ángeles agarraron fuerte la mano de Lot y su familia y se escaparon del juicio en el último suspiro. En ocasiones nuestro corazón aún sabedor de las consecuencias y del juicio que nos puede traer nuestro pecado no está determinado a salir y ahí sólo la pura misericordia de Dios puede agarrarnos de nuestra voluntad y empujarnos hacia fuera pero estoy convencido que esto también se da muchas veces porque otros están orando por nosotros. Así que concluyo animándote a no estar tan cerca de la línea roja para que sólo quede el recurso de la misericordia pues tú te mantienes en obediencia y fe, así como no desistas en orar por otros que están tocando el juicio sobre sus vidas por obstinarse en sus pecados pues quién sabe si a través de tu oración pudieras estar moviendo esa mano que los empuje en misericordia hacia fuera.

Un abrazo a tod@s
Fran Cegarra

Hotel Paraíso

Años atrás me encontraba ojeando una revista mientras tomaba un café en una cafetería.
Al llegar a la última página había un anuncio el cual me llamó la atención, se trataba de una invitación gratuita para pasar una noche en un hotel de ultima tecnología que te ofrecia todas las comodidades inimiganibles.
Entre su eslogan de marketing decía “el lugar perfecto para soñar y escapar de los problemas y de la rutina”.

La verdad que me quedé todo el día pensando en ese hotel solamente daba unas coordenadas para llegar a dicho hotel. Todo muy misterioso, que fue lo que más me atrajo de este hotel.

Finalmente al día siguiente decidí ir a este hotel, al llegar, lo que más me sorprendió fue que el lugar era increíble, el hotel estaba injertado en una montaña con un paisaje increíble, solo podías ver la fachada de hotel el resto se encontraba en el interior de la montaña. Al entrar me recibió un señor bastante elegante y cercano pensaba que era un buen trabajador, pero mi sorpresa fue que era el dueño y director del hotel. Me ofreció un bombón de chocolate negro por cierto buenísimo con una copa de cava, me dio un folleto explicativo del hotel y sus servicios, algo sorprendente, me trató como si fuera alguien importante en dos palabras “me cautivó” no era necesario pagar, solamente había que rellenar una solicitud y hacerse socio donde en el mismo momento te entregaban una tarjeta exclusiva que te daba acceso al hotel y todos sus servicios.

Finalmente accedí, no me tuvo que insistir y me hice socio.

Me dispuse a pasar mi día totalmente gratuito, inserté mi tarjeta y entré. Su interior era espectacular, con un olor a perfume exclusivo que llenaba cada sentido de mi cuerpo, me encontraba ante un pasillo donde no se veía el final, todo lleno de puertas de diferentes colores y texturas era algo digno de ver e incluso las puertas desprendían olores, tenían una característica todas las puertas, tenian una mirilla donde solo se podía ver hacia el interior de la habitación y nunca hacia el exterior, lo que se podía ver era algo indescriptible jamás visto,¡ mis ojos casi se salen de las órbitas! accedí a una de las puertas, entré y se cerró la puerta, mi sorpresa fue al que al darme la vuelta, la puerta no tenía pomo interior, ni cerradura, no había forma de salir de aquella habitación y aquella experiencia comenzaba a convertirse en mi peor pesadilla…
Asi es el pecado es muy fácil acceder a su sutileza, caricias y experiencias que te ofrece.
El pecado ni más ni menos viene de una palabra griega que significa “errar el blanco” o “error trágico”.
Lo que no te dice el artífice del pecado (Satanás) es que cuando cruzas los límites que Dios estableció para nuestro bien, tenemos como resultado esclavitud y caos en nuestra vida.
La biblia nos enseña sobre esto y nos dice:

Romanos 3:23 “Pues todos hemos pecado (errado);nadie puede alcanzar la meta gloriosa establecida por Dios.”

Si quedaramos aquí parece que ya no hay solución pero si que la hay:

Romanos 6:23 “Pues la paga que deja el pecado es la muerte,pero el regalo que Dios da es la vida eterna por medio de Cristo Jesús nuestro Señor”.

Juan 8:32 “Y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres”.

Rubén Conesa

Fallar al blanco

Buenos días y buena semana.

Salmos 22:3 Pero tú eres santo, Tú que habitas entre las alabanzas de Israel.                    

Una de las palabras usadas para pecar es hamartia, qué significa errar en el blanco. Me gustaría reflexionar un poco sobre el hecho de que nuestro Creador es santo puro y limpio, esa es su naturaleza y por tanto la que impartió en su creación. El libre albedrío que Dios le concedió a su creación hizo que la humanidad violaramos ese libre albedrío y actuaramos en contra de la naturaleza de aquel que nos ha creado. Al obrar en contra de esa naturaleza estamos rompiendo y matándonos a nosotros mismos pues actuamos contrario a la imagen y el propósito que se nos dio en nuestro Creador. De ahí que la palabra para pecar sea fallar el blanco, pues cada acción que ejecutamos en contra de la naturaleza divina es un tiro equivocado con el cual nos matamos a nosotros mismos. Por ello pecar es una tragedia para nosotros para el prójimo y para Dios. Ya para terminar una pregunta. ¿Por qué lo que hacemos contrario a la naturaleza divina trae consecuencias a nuestra vida seamos creyentes o no? Si Dios no existiera no tendría por qué haber una regla que traiga consecuencias sobre nuestras acciones en la vida. Todas nuestras acciones tendrían que tener una igualdad de consecuencias, pero vemos que hay decisiones que traen vida y otras que trae muerte y pérdida. Piénsalo.                   

Un abrazo a tod@s.
Fran