Haciendo crecer tu matrimonio III

1º de Corintios 13:5 no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor;

Seguimos con este devocional acerca de la importancia de que nuestros matrimonios crezcan. Pues como toda relación es imposible que se quede neutral por lo que tenderá a crecer o a menguar. Por ello qué mejor que los principios bíblicos para ir en la dirección adecuada en cuanto a nuestros matrimonios. Se sabe que todo matrimonio está fundamentado en el amor pero como ya sabemos nuestra sociedad está limitada en cuanto a su concepto de éste y es Dios mismo en su palabra el que nos revela lo qué es el verdadero amor en este capítulo de 1°de Corintios 13. Lo primero que llama la atención es que no hay ni un solo sentimiento sino solamente verbos, por lo que el amor es una acción. Vemos cómo enfatiza que el amor no busca lo suyo. En realidad el amor está enfocado en buscar el bien de el otro y esto no significa pasar la mano sino obrar en la dirección del bien mayor para la vida de los demás como ocurre en el matrimonio. Todo matrimonio comienza con una ilusión de que tú cónyuge te haga realmente feliz pero finalmente descubres qué buscando el bien y haciéndole sentir a tu cónyuge dichoso y amado es como empiezas a descubrir que el matrimonio sí tiene sentido y éste acaba transformándote para hacerte más parecido a Jesús el cual es la manifestación encarnada del amor al entregarse hasta vaciarse y no dejar nada o lo que la teología llama ”Kenosis”. Por ello te invito a tomar esta actitud de vaciarte hacia tu cónyuge hasta donde de ti depende para hacer que tu matrimonio sea dichoso y de esta manera puedas experimentar lo que es realmente amar.

Un abrazo a tod@s
Fran Cegarra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *