Haciendo crecer tu matrimonio II

Proverbios 5:20 ¿Y por qué, hijo mío, andarás ciego con la mujer ajena, Y abrazarás el seno de la extraña?

Continuamos con esta serie y como ya planteamos en el principio, la intención es la de nutrir nuestros matrimonios desde una perspectiva únicamente bíblica ya que éstas dan testimonio de que son suficientes para todo lo que la vida del ser humano necesita para ser dichosa en Dios.
En algunos foros se ha escuchado la idea de que una pequeña infidelidad o aventura puede ayudar a hacer tu matrimonio más excitante para que valores lo que tienes. No voy a gastar tiempo en valorar este tipo de ideas u otras parecidas de las cuales se nos sugieren desde diferentes formas. Pero si algo va a hacer fuerte nuestro matrimonio es el principio de exclusividad y no sólo me refiero física sino también emocional y visual. Cada vez que permitimos que otra persona, imagen o fantasía le robe la exclusividad a nuestro cónyuge estamos robándole felicidad, vida y plenitud a nuestro matrimonio. Una vez escuché de un marido que contaba cómo en su interior había perdido mucho de la atracción hacia su esposa hasta que entendió este principio y decidió dejar de mirar y desear a otras mujeres y concentrarse únicamente en su esposa. Con la ayuda de Dios y con el tiempo acabó descubriendo belleza y deseos por su esposa hasta entonces desconocidos. Por ello te animo a hacer un pacto de fidelidad hacia tu cónyuge de que tu satisfacción en todas las áreas que este pueda cubrir vendrá solamente de él/ella y poder trabajar barreras de protección en tus ojos y corazón. Con la ayuda de Dios podrás experimentar una exclusividad y dejar de ser ciego hacia lo ajeno para abrir tus ojos hacia lo que tienes delante y honrar el pacto que un día hiciste delante de Dios.

Un abrazo a tod@s
Fran Cegarra

One thought on “Haciendo crecer tu matrimonio II

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *