¿Quién no tiene un secreto?

Todos compartimos una experiencia y es la de cargar sobre nosotros errores, deslices y decisiones que en ocasiones sólo nosotros conocemos pero que arrastramos e intentamos esconder, provocándonos estos una culpa que sin darnos cuenta acaba afectando áreas de nuestra vida, familia y relaciones.

Creo que parte del crecimiento anual de consumo de ansiolíticos para poder dormir se debe a esto, alguien dijo que la almohada que no se puede pagar es la de una conciencia tranquila.

¿Pero como soltar esta culpa? En una ocasión trajeron a Jesús una mujer sorprendida en pleno acto de adulterio, todos respiraban deseos de condenarla, lo que me hace pensar en lo duro que somos con los demás y lo tolerantes con nosotros mismos. Pero Jesús les dijo: El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella.

Todos se fueron marchando,¿pues quién puede levantar la mano y decir que está limpio? El único que lo podía hacer, en vez de coger la piedra, escogió el abrazo y el perdón hacia la mujer culpable, como hubiera hecho con los demás si se hubieran quedado, una vez perdonada le dijo “no peques más”.

Hoy Jesús te invita a acudir a Él como el único que puede perdonarte y limpiar tu culpa, Él la cargo en tu lugar cuando murió en la cruz y ahora invita a la humanidad a una reconciliación y una vida sin pecado y en verdadera comunión con Él.

Esta es la buena noticia del evangelio, ¡¡Jesús cargó tu almohada de culpa y nos ofrece una almohada de descanso en Él !!

Fran Cegarra

Los hijos pródigos siempre vuelven

Puedo verlo en sus rostros. Son padres que lloran y oran por sus hijos pródigos, pero nada parece funcionar.
Ellos oran en silencio desde hace mucho tiempo para que su hijo, o hija rebelde, deje su pecado y comience a servir al Señor. Ellos viven esperando el día en que su hijo extraviado llega a casa.
En la historia del hijo pródigo, el padre hizo todo bien. Su ejemplo nos da una idea de lo que debemos hacer en el Señor, para obtener la atención de la persona que amamos.

Aquí hay seis cosas que puede hacer para ayudar a que su hijo pródigo regrese a Cristo.

1. Dejar el sentimiento de culpa y empiece a caminar en victoria. Como padres, a menudo sentimos que somos responsables de la pecaminosidad de nuestros hijos. Es fácil pensar que la crianza perfecta es igual a niños perfectos. A continuación, suponemos que lo contrario también debe ser cierto: los niños imperfectos son el resultado de la crianza imperfecta.
Satanás, que es el acusador de los creyentes, detiene el pensamiento y comienza a infligir culpabilidad en nosotros. Empezamos a pasar el tiempo preguntándonos, “¿Qué he hecho mal?”. La respuesta, probablemente, es: nada.
Dios no hizo nada malo con Adán y Eva, pero ellos se rebelaron. Judas caminó con amor perfecto durante tres años y todavía traicionó a Cristo. Puede ser el más grande de los padres del mundo y aun así tener un hijo que se aleja. Si el Espíritu Santo no le revela un error, debe caminar espiritualmente como si usted no hizo nada malo. Si no lo hace, la culpa va a destruir su alegría y le permitirá a su hijo pródigo manipularlo.

2. Eliminar las barreras. A veces sabemos que sí hicimos cosas malas que hirieron a nuestro hijo. El Espíritu Santo nos ha revelado nuestro pecado. Abogamos por su perdón y ya Dios nos ha perdonado. Sin embargo, nunca fuimos a nuestro hijo o hija rebelde y le pedimos su perdón.
Satanás utiliza a menudo nuestra incapacidad para buscar el perdón, y lo utiliza como una barrera espiritual entre nuestros hijos y el Señor.
La forma de eliminar la barrera es ser honesto, admitir el pecado a su hijo, y pedir su perdón. Tenga cuidado: no podrá corregir lo que ha hecho mal, pero se ha eliminado la barrera mediante el reconocimiento de su pecado. Ya no existen excusas para su hijo.

3. Extienda el amor incondicional. El amor incondicional dice, “Te amo por lo que eres, no por lo que haces.” Suena fácil, pero no lo es. ¿Cómo reacciona cuando se menciona el nombre de su hijo? ¿Alguna vez en secreto desea que su hijo estuviera muerto? ¿O desea que su hija perteneciera a otra persona?
En los días de Jesús, un hijo judío deshonró a su familia cuando alimentó a los cerdos. Si la historia del hijo pródigo se produjera hoy en día, el hijo probablemente llevaría a cabo pecados sexuales, se convertiría en adicto a todas las drogas conocidas, cometería tantos crímenes como le fuera posible, y públicamente humillaría a sus padres cada vez que pudiera.
Jesús dio el ejemplo. El amor incondicional lleva la vergüenza, el dolor perdura pero siempre espera lo mejor.

4. Deje que se produzcan consecuencias. El rescate de su pródigo cada vez que se mete en un problema no es el amor incondicional. No, el amor permite a una persona tomar decisiones equivocadas y hacer frente a las consecuencias de sus pecados. El padre en Lucas 15 pudo haber enviado un criado con un poco de dinero para su hijo. Pero no lo hizo. Rescatando al hijo lo hubiera sacado de la pocilga embarazosa pero no lo hubiera traído de regreso a casa.
El padre permitió que su hijo se fuera con su herencia. Se negó a seguirlo y se negó a rescatarlo del dolor que sus decisiones causaron. El malestar causado por sus decisiones, a menudo es la herramienta que el Espíritu Santo usa para romper pródigos. El verdadero amor se queda fuera del camino.

5. Cuide sus palabras. Con demasiada frecuencia le damos municiones a Satanás para mantener a nuestros pródigos en el país lejano, por medio de las palabras que hablamos.
¿No le gusta el pastor en su iglesia? Guárdatelo para ti mismo ¿No me gusta la música o el líder del ministerio de estudiantes? Dile al Señor, pero no a su pródigo.
La persona a la que usted critica puede ser la persona que Dios use en la vida de su hijo rebelde. Si no se tiene cuidado, su crítica a los demás va a destruir cualquier impacto que están teniendo, incluyendo su influencia en la vida de su hijo.

6. Ore específicamente por los amigos de su hijo. ¡Nada impacta más en un hijo rebelde que un amigo que tiene un corazón para Dios! Pida a Dios que traiga gente justa a la vida de su hijo pródigo.
Ore al Señor para que tenga compañeros de trabajo que amen a Cristo. Ore para que Dios ponga vecinos piadosos a su lado y para que sus compañeros de deportes tengan padres que buscan al Señor. Ore para que su pródigo desarrolle amistades con personas controladas por el Espíritu Santo y esas amistades tendrán un impacto en su pródigo.
El Evangelio de Lucas omite la cantidad de tiempo entre la salida y el regreso del pródigo a casa. Al igual que usted, el padre oró por el día en que su hijo regresara. El padre, sin embargo, nunca perdió la esperanza y tú tampoco debes perderla.
Mantenga sus ojos en la carretera porque un día su pródigo volverá a casa.

Por Phil Waldrep

Buscando respuestas

Recurrimos a psicólogos en busca de respuestas para remediar comportamientos, temores, ansiedades, etc., aún cuando en las distintas escuelas de psicología hay diferentes puntos de vista, no coincidiendo por tanto ni en el diagnóstico como en soluciones. Esto es un hecho.

En la búsqueda de soluciones, tratamos de identificar y etiquetar todo  para poder comprender  los porqués y curiosamente, cuanto más etiquetamos y desarrollamos herramientas y métodos para dar soluciones más no alejamos de Dios y su verdad.

Si no tenemos en cuenta la realidad de la (1)condición pecaminosa del hombre perteneciente a una raza caída y la (2)influencia de espíritus inmundos que operan en los hombres por causa de la desobediencia, muchas de la soluciones solo será lo más parecido a la tapadera que ponemos en el cubo de la basura para que no huela su contenido.

(1)«Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen. Romanos 1:28

(2)«en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia,» Efesios 2:2

El mejor conocedor del ser humano y la razón de sus comportamientos, es el propio creador, quien ha dejado su palabra no solamente escrita, sino también hecha carne en Jesucristo, (3)transformando al hombre por medio de ella, en un nueva persona libre de su condición pecaminosa y (4)dándole poder sobre toda fuerza del mal.

(3)«De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.»  2 Corintios 5:17.

(4)«Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.».  Santiago 4:7.

«Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.»  Filipenses 4:13.

(5)Si estas buscando respuestas a tu vida, si te inquieta que puede ser de tu destino eterno, busca a Dios por medio su palabra La Biblia, ella te conducirá a la persona de Jesús, (6)quien dio su vida por la humanidad para que sobre él fuese hecha justicia a nuestro favor.

(5)«Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.» S.Juan 14:6.

(6)«Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.»  S.Juan 3:16.

(7)Él está junto a ti, esperando que decidas seguirlo. Habla con él, pídele perdón por tus pecados y expresarle tu necesidad. Jesús a prometido manifestarse, haciendo morada en nuestra vida por su Espíritu Santo, quien te guiará, te dará poder y libertad.

(7)«He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.» Apocalipsis 3:20.